Ooops! Magazine

Farándula farándula y mucho más. El magazine para estar al tanto de las celebridades que sigues, todo a tu alcance en un mismo lugar. Grupo Leferas™

El nuevo reloj de Apple mide las calorías consumidas en el sexo

Muchas compañías no son siempre transparentes con respecto a la privacidad de sus usuarios

El nuevo reloj de Apple mide las calorías consumidas en el sexo

El Apple Watch, el popular dispositivo portátil de Apple, ahora rastrea las calorías quemadas durante la actividad sexual, incluida la masturbación. Muchos se están preguntando qué significa esto en cuanto a la protección de datos.

No es ningún secreto que el reloj inteligente de Apple es muy sensible a la actividad física de los usuarios. La aplicación Apple Watch Activity usa un acelerómetro junto con el movimiento del brazo para rastrear los movimientos de los usuarios. Siempre que la energía activa esté por encima de la energía en reposo, los movimientos se registrarán.

Esto también incluye la actividad sexual. Y está pillando por sorpresa a muchos usuarios.

Las calorías quemadas durante el sexo estándar son generalmente menos intensas que una actividad física programada, pero, aunque no sea así, no a todo el mundo parece gustarle que se registre cuánto se ejercitan en áreas como en la cama.

Y es que no solo eso, sino que puede provocar situaciones vergonzosas o violentas. El año pasado, un usuario de Apple Watch en Reddit afirmó que accidentalmente reveló su horario de masturbación a toda su familia, después de comparar y contrastar patrones de frecuencia cardíaca.

Ese mismo año, otro propietario de Watch dijo que regularmente se olvida de quitarse el Apple Watch mientras se masturba, lo que puede alertar a su esposa cuando completa sus objetivos de actividad para el día. Debido al diseño siempre activo del Apple Watch, los errores humanos pueden provocar que la información sexual se divulgue de manera no intencional.

“[Mi esposa y yo estamos compartiendo información sobre la actividad entre nosotros, por lo que ella recibe alertas cuando cumplo con un objetivo o lo que sea y viceversa”, escribió el usuario. “Ha habido numerosas ocasiones en las que ella está en el trabajo y decido masturbarme con el reloj por accidente y me [envía] un mensaje de texto preguntándome qué ejercicio acabo de hacer”, se leía en el comentario.

El Apple Watch no clasifica la actividad si es masturbación o sexo, solo registra los datos biométricos obtenidos durante ella. El Apple Watch tampoco registra la vida sexual en su aplicación Salud. Sin embargo, el Apple Watch sí recopila suficiente información sobre los movimientos físicos durante el sexo para justificar la preocupación desde una perspectiva de privacidad de datos.

Un gerente de operaciones de ciberseguridad le dijo al Daily Dot que normalmente evitan el uso de relojes inteligentes “en principio” debido a sus funciones de seguimiento de datos biométricos. Independientemente, creen que Apple les debe a sus clientes mucha más transparencia sobre cómo se registran y utilizan los datos de los usuarios.

“Las empresas deben ser lo más explícitas posible al decirles a los usuarios qué datos recopilan, especialmente datos de salud y biométricos. Por ejemplo, esta no es una empresa de dispositivos médicos donde sabes qué tipo de dispositivo estás usando, esto es un reloj. Si el reloj va a saber cuándo estás teniendo relaciones sexuales, debes tenerlo en cuenta“, explicó.

Apple ha promocionado con orgullo su sólido historial de privacidad de datos en comparación con sus competidores como Facebook y Google. Pero la relación de Apple con los datos de los usuarios sigue siendo complicada. Ian Bogost, de The Atlantic, criticó a Apple el año pasado por apoyar simultáneamente las regulaciones de privacidad de datos mientras se niega a “mantener a los infractores de la privacidad fuera de sus plataformas y lejos de sus clientes”. La App Store de iOS, por ejemplo, aloja Facebook y Messenger para descargar a pesar del notorio historial de recolección de datos de usuario de ambas aplicaciones.

Por supuesto, Apple permite a los usuarios activar y desactivar manualmente el seguimiento del estado físico en la aplicación Watch del iPhone y, en caso de duda, los usuarios siempre pueden dejar su reloj en la mesita de noche durante la actividad sexual. Pero los datos de actividad de Apple Watch pueden recopilarse y almacenarse sin que el usuario sea plenamente consciente de lo que se está rastreando y cuándo. Esto es doblemente cierto para los usuarios menos conocedores de la tecnología, que pueden, sin saberlo, enviar su actividad sexual a aplicaciones de terceros sin saber cómo y dónde se utilizará esa información.

Cualquiera sea el motivo, siempre es mejor obtener más información sobre el seguimiento de datos que menos. Muchos expertos enfatizan que Apple “absolutamente, sin lugar a dudas” les debe a los clientes más controles directos sobre el seguimiento de datos.

“Cualquier dispositivo móvil que rastrea datos y los comparte con otras aplicaciones debe tener una forma de apagarlos y aislarlos. Más importante aún, Apple tiene la obligación con sus clientes de documentar mejor los datos que rastrea y cuántos datos de salud realmente se pueden proporcionar a otras aplicaciones”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *