Ooops! Magazine

Farándula farándula y mucho más. El magazine para estar al tanto de las celebridades que sigues, todo a tu alcance en un mismo lugar. Grupo Leferas™

North West quiere una tarántula y Kim Kardashian no

El último recurso que le queda a Kim pasa por inculcarle a su hija el mismo miedo que siente ella contándole una historia inventada sobre los niños de una escuela que habrían muerto por picaduras de tarántulas

North West quiere una tarántula y Kim Kardashian no

La última vez que Kim Kardashian permitió que su hija North tuviera una mascota solo para ella, y que por tanto sería su responsabilidad, la historia acabó de mala manera. El hámster que le había regalado su tía Khloé apareció muerto en su jaula y su madre no supo muy bien cómo iba a darle la mala noticia a la niña. Tras un período de duelo, su primogénita está decidida a probar suerte de nuevo y ha elegido un animal que, en principio, requeriría menos atenciones.

“De alguna forma, North me engañó para ir a una tienda de mascotas que está cerca de su colegio, porque quería ver las tarántulas. Me acerqué a la dependienta y le dije que le daría cien dólares si le decía que no son buenas mascotas, que son malas con los niños, que pican a todo el mundo… Lo que fuera. Estaba dispuesta a pagarle“, ha explicado Kim en el reality familiar durante una conversación con su hermana Khloé.

El problema es que ese intento de soborno no dio resultado y la experta en cuestión solo corroboró la teoría de North de que las arañas son tan interesantes como fáciles de cuidar. Khloé está convencida de que su sobrina es muy consciente de la fobia que Kim siente hacia los arácnidos y que quedó patente en uno de sus viajes de México hace años, cuando perdió los papeles ante las cámaras del programa y un grupo de mariachis al descubrir que tenía una araña encima.

“North siempre está cazando arañas y tocándolas. Y creo que quiere compartir ese interés con su mamá”, ha señalado Khloé. El último recurso que le queda a Kim, y al que está más que dispuesta a recurrir, pasa por inculcarle a su hija el mismo miedo que siente ella contándole una historia inventada sobre los niños de una escuela que habrían muerto por picaduras de tarántulas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *