Ooops! Magazine

Farándula farándula y mucho más. El magazine para estar al tanto de las celebridades que sigues, todo a tu alcance en un mismo lugar. Grupo Leferas™

Cómo el alcohol puede afectar tu cerebro

El alcohol puede provocarte amnesia y dificultad para almacenar nueva información aun estando sobrio

Cómo el alcohol puede afectar tu cerebro

El alcohol no solo te emborracha y daña tu hígado, también afecta tu cerebro. Beber son moderación tiene efectos en tu cerebro no solo si lo haces de manera frecuente, incluso puede suceder cuando te excedes una sola vez. El alcohol interfiere con las vías de comunicación del cerebro y puede afectar su funcionamiento.

También hay períodos en la vida en los que el cerebro es particularmente vulnerable a los efectos del alcohol.

Efectos a corto plazo

La dificultad para caminar, visión borrosa, dificultad para hablar, tiempos de reacción más lentos, memoria deteriorada son detectables después de solo una o dos bebidas y se resuelven rápidamente cuando deja de beber.

Desmayos y no recordar lo sucedido

Grandes cantidades de alcohol, especialmente cuando se consumen rápidamente y con el estómago vacío, pueden producir un desmayo o un intervalo de tiempo durante el cual la persona intoxicada no puede recordar detalles clave de eventos, o incluso eventos completos.

Beber mucho alcohol y rápido puede llevar a una sobredosis, en este caso los daños que se experimentan por una sola borrachera pueden ser de gravedad.

El cerebro empieza a apagar funciones básicas y puede ser fatal

Una sobredosis de alcohol ocurre cuando hay demasiado alcohol en el torrente sanguíneo que las áreas del cerebro que controlan las funciones básicas de soporte vital, como la respiración, la frecuencia cardíaca y el control de la temperatura, comienzan a apagarse, según explica el Instituto Nacional sobre el Abuso del Alcohol y el Alcoholismo (NIAAA).

Síntomas críticos de una sobredosis de alcohol

  • Confusión mental
  • Dificultad para permanecer consciente o incapacidad para despertar
  • Vómitos
  • Convulsiones
  • Respiración lenta (menos de 8 respiraciones por minuto)
  • Respiración irregular (10 segundos o más entre respiraciones)
  • Frecuencia cardíaca lenta
  • Piel fría y húmeda
  • Respuestas apagadas, como ausencia de reflejo nauseoso (que evita la asfixia)
  • Temperatura corporal extremadamente baja, piel azulada o palidez

Efectos de alcohol a largo plazo

Una persona que bebe mucho durante un largo período de tiempo puede tener deficiencias cerebrales que persisten mucho después de alcanzar la sobriedad.
Problemas de aprendizaje y memoria

Tanto hombres como mujeres tienen problemas similares de aprendizaje y memoria como resultado del consumo excesivo de alcohol.

El NIAAA señala que hasta el 80 por ciento de los alcohólicos tienen una deficiencia de tiamina y algunas de estas personas desarrollarán trastornos cerebrales graves como el síndrome de Wernicke-Korsakoff (WKS)

Los pacientes con psicosis de Korsakoff tienen problemas para recordar información antigua (amnesia retrógrada) y dificultad para “establecer” información nueva (amnesia anterógrada). Por ejemplo, estos pacientes pueden discutir en detalle un evento en sus vidas, pero una hora más tarde puede que no recuerden haber tenido la conversación.

Encefalopatía hepática

La cirrosis hepática por consumo excesivo de alcohol, puede dañar el cerebro y provocar un trastorno cerebral grave y potencialmente mortal conocido como encefalopatía hepática.

La encefalopatía hepática puede provocar cambios en los patrones de sueño, el estado de ánimo y la personalidad; condiciones psiquiátricas como ansiedad y depresión; efectos cognitivos graves, como una menor capacidad de atención; y problemas de coordinación como aleteo o temblor de las manos (llamado asterixis).

En los casos más graves, la persona puede caer en coma, lo que puede ser fatal.

Síndrome de alcoholismo fetal

Harvard Health explica que cuando las mujeres embarazadas beben alcohol, puede dañar el cerebro en desarrollo del feto, provocando problemas físicos, problemas de aprendizaje y problemas de conducta.

El daño más grave es el síndrome de alcoholismo fetal (SAF). Los bebés son más pequeños y sus cerebros pueden tener menos volumen (microencefalia) y es posible que tengan menos células cerebrales (neuronas), por ello los problemas de aprendizaje y conducta. Los niños pueden tener rasgos faciales distintos.

Otro momento de mayor vulnerabilidad cerebral sucede cuando las personas mayores de 65 años beben alcohol, esto puede empeorar el deterioro de la función cerebral que ocurre durante el envejecimiento.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.