Ooops! Magazine

Farándula farándula y mucho más. El magazine para estar al tanto de las celebridades que sigues, todo a tu alcance en un mismo lugar. Grupo Leferas™

¿Sabes si comes suficientes proteínas?

Problemas en cabello y la piel, debilidad y enfermedades pueden decirte que te falta proteína

¿Sabes si comes suficientes proteínas?

Por Alba Hernández

El consumo de proteína es esencial en una dieta saludable. La proteína se encuentra en todo el cuerpo: en los músculos, los huesos, la piel, el cabello y prácticamente en cualquier otra parte o tejido del cuerpo.

La proteína se descompone en más de 20 aminoácidos que mantienen el cuerpo en funcionamiento. Forma las enzimas que impulsan muchas reacciones químicas y la hemoglobina que transporta el oxígeno en la sangre.

Hay 9 aminoácidos esenciales y 11 aminoácidos no esenciales; son necesarios para producir nuevas proteínas en el cuerpo. Los aminoácidos esenciales deben consumirse a través de la dieta porque nuestro cuerpo no puede producirlos.

Las proteínas de orígen animal son “completas“, porque tienen los 20 tipos de aminoácidos. Aunque hay algunos alimentos de origen vegetal que ofrecen proteínas completas, la mayoría carecen de uno o más de los nueve aminoácidos esenciales.

¿Cuánta proteína necesitas comer al día?

Los adultos requieren ingerir un mínimo de 0.8 gramos de proteína por cada kilogramo de peso corporal por día. La mayoría de las investigaciones sugieren que las personas muy activas deben ingerir de 1.2 a 2 gramos de proteína por kilogramo de peso corporal, según publica Mayo Clinic.

Señales de deficiente consumo de proteínas

1. Sistema inmunológico débil

Si tienes deficiente consumo de proteínas puedes enfermarte o mantenerte enfermo .La proteína ayuda a tu sistema inmunológico a producir anticuerpos que activan los glóbulos blancos para combatir virus, bacterias y toxinas, explica WebMD. Sin un sistema inmunológico saludable, aumenta el riesgo de infección y disminuye la capacidad para combatir las infecciones.

2. Problemas en piel, uñas y cabello

Proteínas como la queratina, el colágeno y la elastina son las responsables de la salud del cabello, piel y las uñas. La queratina aporta fuerza y ​​estructura. El colágeno ayuda la construcción de huesos, piel, músculos y ligamentos, es necesario para la cicatrización de heridas. La elastina permite que muchos tejidos de su cuerpo vuelvan a su forma original después de estirarse.

Cuando su cuerpo carece de estas proteínas podrías tener el cabello quebradizo o adelgazado, piel seca y escamosa y protuberancias profundas en las uñas.

3. Debilidad y pérdida de masa muscular

La proteína es esencial para el crecimiento, la fuerza y ​​la reparación de los músculos. No consumir suficiente proteína también puede causar calambres musculares, debilidad y dolor. Tu cuerpo tomará proteínas del tejido muscular y las utilizará como energía para apoyar otras funciones vitales del cuerpo cuando las proteínas sean bajas. Esto favorece al desgaste o atrofia muscular.

4. Hambre

Si te sientes insatisfecho y tienes hambre durante el día a pesar de comer puede deberse a la falta consumo suficiente de proteínas. El consumo de proteínas mejora la saciedad incluso mejor que las grasas y los carbohidratos.

Las proteínas también contribuyen a un equilibrio energético cuando quieres controlar tu peso, aumentan tu tasa metabólica y redicen el apetito, según revelan investigaciones.

5. Hinchazón

La hinchazón en piernas pies, manos y especialmente en el abdomen es un síntoma de kwashiorkor. De acuerdo a la enciclopedia médica Medline, kwashiorkor es una forma de desnutrición que ocurre cuando no hay suficiente proteína en la dieta.

La hinchazón sucede debido a los niveles reducidos de albúmina que evita que se acumulen cantidades excesivas de líquido en los tejidos.

Además de hinchazón, otros síntomas de kwashiorkor incluyen cambios en pigmentación de la piel, disminución de masa muscular, fatiga, cambios en el cabello, aumento y gravedad de infecciones.

Algunas fuentes saludables de proteína de la carne incluyen:

  • Pavo o pollo sin piel, pescados y mariscos, además de productos lácteos bajos en grasa, principalmente el yogur.
  • Fuentes de proteína no animal: frijoles, lentejas, garbanzos y otras legumbres. Nueces, cacahuates y semillas.
  • La levadura nutricional, las semillas de chía, la soja y productos derivados como el tofu ofrecen proteína completa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.