Ooops! Magazine

Farándula farándula y mucho más. El magazine para estar al tanto de las celebridades que sigues, todo a tu alcance en un mismo lugar. Grupo Leferas™

Suzuki 2019: El regreso de una leyenda

Poco a poco parece que Suzuki se va despertando de su largo letargo, en esta edición del Intermot de Colonia, la firma de Hamamatsu se ha presentado con la versión definitiva de su legendaria Katana, acompañada de las nuevas GSX-R 1000/R y la RM-Z 250.

Por Jordi Hernández Farguell

Hacía tiempo que los seguidores de la marca de la gran ese estaban esperando una novedad con el atractivo y la importancia de la nueva Katana, la historia del fabricante japonés está repleta de modelos míticos, así que ya era hora de que, como muchos de sus principales competidores, echara la vista atrás para rescatar alguna de ellas de sus libros de historia.

A nuestro parecer, la elección no ha podido ser mejor, el concepto «ochentero» de la Katana encaja perfectamente en la tesitura actual, quizás la cilindrada no es la que más ventas va a poder cosechar, pero dependiendo de la acogida que tenga esta nueva versión, no dudamos que, en un futuro no muy lejano, podamos ver algún nuevo modelo por la categoría media… ¿Quizás una A2 de 750 cc?

Para los más veteranos del lugar, el nombre Katana rememora una época dorada dentro de la historia de la firma de Hamamatsu. Su estética actual, deportiva y moderna fruto del diseñador italiano Roberto Frascoli, se muestra respetuosa con las líneas maestras del primer modelo de 1981; lo que será un claro reclamo para los más nostálgicos. El punto más representativo es su frontal, con su corpulento semi-carenado de carácter agresivo que se funde de forma fantástica con las formas del depósito de gasolina.

Detrás, encontramos unos cuartos trasero de menor volumen, con un colín de tipo minimalista a cuya retaguardia se ha instalado un escueto piloto de LED. El asiento está bien resuelto, parece sujetar muy bien al conductor y se remata el escaso lugar del pasajero con un tapizado en color rojo que se integra cromáticamente con el piloto posterior.

En el frontal se ha incorporado un nuevo faro led, y, por su parte trasera, una pantalla TFT a color que (heredada de la GSX-R 1000), a cuyo menú podremos acceder cómodamente desde un pulsador colocado en la piña izquierda como ya hemos visto en diversos vehículos de la marca. No hay que olvidar que es una moto moderna, por ello encontramos detalles de diseño muy actuales como un guardabarros trasero satélite que se extiende desde el basculante o una calidad de acabados de buen nivel que, por desgracia, no veíamos desde hacia tiempo en la marca.

Alma deportiva

El carácter deportivo de la nueva Katana es innegable, a simple vista se puede apreciar que Suzuki no ha dudado en absoluto en este sentido. Para conformar su ficha técnica ha pillado un poco de aquí y de allí para dar con un pack que sea resolutivo y solvente. De este modo cuenta con una base similar a la de la GSX-S 1000, el chasis es exactamente el mismo, mientras que comparte el basculante de aluminio con la familia GSX-R.

El apartado de suspensiones se confía por completo a Kayaba, que aporta al proyecto una robusta horquilla de 43/120 mm multiajustable y un monoamortiguador con sistema progresivo que también admite ajustes en aspectos como el rebote y la extensión. Mientras, en frenos, echa mano de unas espectaculares pinzas Brembo monobloque de 4 pistones sujetas por anclaje radial, para morder dos discos de 310 mm en el eje anterior, e incorpora un modulo Bosch para gestionar su ABS.

El motor es otro buen ejemplo de la política que últimamente sigue Suzuki en cuanto al aprovechamiento de recursos, ya que la base de su tetracilíndrico en línea refrigerado por líquido de 999 cc (con una potencia de 150 CV a 10.000 rpm), es las misma que utilizaban las GSX-R 1000 del 2005, eso sí, debidamente puesto al día con una atención especial a la gestión electrónica, para lo que cuenta con los servicios de sistemas como Dual Throttle Valve (SDTV) o un control de tracción con tres nivel de intrusión y posibilidad de desconexión.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.